El hijo del sol Faetón

astrea-caida-faeton

Lo admirable de esta pieza es que el desgraciado protagonista está pintado con los rasgos de héroe. Su castigo produce más conmiseración que satisfacción de ver una justicia cumplida.

Calderón está cercano a la interpretación estoica del mito. La tragedia tiene, por tanto un aliento senequista: “sólo en la fortuna adversa se hallan las grandes lecciones de heroísmo.” Cuando se produce la catástrofe, Faetón, como un héroe romántico, se desespera:

¿Quién creerá que en tanto asombro
yo abrase al mundo y a mí?
Más ¿qué mucho, si a mis ojos
A Tetis, ¡ay infelice!
Llego a ver en brazos de otro?
Y así, perdido lo más,
Ni rienda que airado arrojo,
Ni curso que ciego pierdo,
Podrán hacer que sea estorbo
De no despeñarme al mar
Y pues ardo yo, arda todo.

Extracto de las notas preliminares de Ángel Valbuena Briones
a su edición de obras completas de Calderón de la Barca

COMEDIAS MITOLÓGICAS

RECIBE NUESTRAS COMUNICACIONES

!Todas las noticias y eventos de forma periódica!

Suscríbete a nuestra newsletter

logo-web-master2

Fundación Juan March
Castelló 77, 28006 Madrid
+34 91 435 42 40
Aviso legal | Proyecto Astrea - www.astreateatro.com